• Edicto listado de calificaciones obtenidas en el primer ejercicio. 

Formulari de cerca

Historia de Massamagrell

A tan sólo 12 kilómetros al norte de la ciudad de Valencia, junto a la costa mediterránea, Massamagrell ofrece a sus vecinos un núcleo con los servicios y comodidades de cualquier gran ciudad mezclados con la esencia y la tradición de un pueblo con un marcado pasado agrario.
Las discusiones en torno al origen del topónimo Massamagrell son habituales entre los historiadores y cronistas que han investigado el origen de nuestro municipio. Hay los que apuntan que tiene una base netamentárabe, derivando de منزل ألغريل (manzil al-Gril)que significaría "casa de a el-Gril o de Agrel". Otros autores sin embargo apuntan que deriva del latín mansum Macrelum, que significaría "casa de Delgado", aunque también hay los que defienden un origen mixto.

Como recoge la Carta de Población, documento que constata la donación que hace la Orden de Calatrava a treinta pobladores de origen leridano, es muy probable que en 1271, 33 años después de la conquista de Valencia, sea el nacimiento de nuestro pueblo, aunque tiene raíces más antiguas, pero empieza a andar como pueblo a partir de dicha fecha.

Desde entonces nuestro municipio y sus vecinos han sido testigos del paso de los años y el acontecer de la historia que en muchos casos ha quedado plasmado en la arquitectura, estructura y costumbres de Massamagrell. Ejemplo es esto son el Convento Capuchino de la Magdalena, la Iglesia Parroquial de San Juan Apóstol y Evangelista, conocida como la “Catedral de la huerta”, el Matadero y el lavadero o el Molino de la Magdalena o de Blai. De hecho paseando por las calles del municipio es habitual encontrarse con cuadros cerámicos que, de manera pintoresca, adornan las fachadas de muchas casas en los azulejos de las cuales están representados santos, vírgenes o símbolos religiosos.

A pesar de esto, los vecinos y vecinas de Massamagrell a lo largo de los años, constituyen y continúan escribiendo la verdadera historia de la población. Sus vidas, su trabajo, las formas de relacionarse han ido configurando la idiosincrasia de nuestra gente y la realidad actual de nuestro municipio.

La agricultura fue la principal actividad económica de Massamagrell hasta mitades del siglo XX. Se trataba de una sociedad tradicional basada en la economía agraria. Del cultivo de la tierra se obtenían los productos que servían en primer lugar para la alimentación de la familia. El censo oficial de 1900 decía que la cifra de 2613 habitantes convertía a Massamagrell en el caso antiguo más extenso de todos los que componen su comarca, la Horta Nord.

Durante la segunda mitad del siglo XX Massamagrell no fue ajeno al cambio social y económico que experimentó gran parte del territorio español. La actividad del sector primario fue sustituida por los sectores secundario y terciario. En el caso concreto de nuestra población, la industria, el comercio y los servicios rivalizaron con la agricultura como fuente de riqueza, y a ellos se debe el fuerte aumento de población experimentado.

Por otro lado, la masificación de la ciudad de Valencia así como el área metropolitana sur, presenta en los pueblos de la zona norte de la capital, entre los que se encuentra Massamagrell, como unas áreas donde disfrutar de la cultura, el paisaje y espacios habitables más tranquilos, espaciosos y colectivos comunicados de forma excelente a través de la línea de metro de Ferrocarriles de la Generalitat Valenciana que permite a los vecinos llegar al centro de Valencia en tan sólo 30 minutos.

En la actualidad Massamagrell se ha convertido en un municipio de más de 15.500 habitantes muy participativos e involucrados en todas las actividades locales huyendo de los tópicos de ciudades-dormitorio que señalan a los municipios próximos a una gran ciudad. Los vecinos de Massamagrell salen en masa a las calles durante las fiestas mayores que empiezan oficialmente el último domingo de septiembre. De nuestras fiestas destacan els bous al carrer, las procesiones en honor a los patrones de la localidad, así como las paellas y torrás que enfatizan la riqueza gastronómica del municipio. Todas estas actividades reúnan a miles de vecinos en un ambiente festivo y participativo que se ha convertido en una de las esencias de nuestro municipio.